Beta hCG, la hormona del embarazo

Beta hCG, la hormona del embarazo

El termino hCG es el termino como comúnmente se le conoce a la hormona gonadotrofina coriónica humana, la cual dependiendo de su concentración en la sangre, es usada como prueba determinante del embarazo y para el diagnóstico del estado de gestación, con un alto porcentaje de confiabilidad.

Producción de la hormona hCG

La hormona hCG es producida por el trofoblasto, un grupo de células que forman la capa externa del blastocisto. Este grupo de células se desarrollan durante el primer trimestre del embarazo, se encargan de aportar los nutrientes para necesarios para el desarrollo del embrión y posteriormente forman parte de la placenta.

A los 5 o 6 días de la fecundación del óvulo por un espermatozoide, este llega a la pared uterina en donde es alojado, justo en este momento inicia la producción de la hormona hCG, la cual en sus primeros días es en muy baja concentración pero puede ser detectada por exámenes muy sensibles de laboratorio.

En la justa medida que el embarazo se desarrolla ocurre un aumento en la producción de la hormona hCG, sus niveles se duplican cada 2 o 3 días en el primer trimestre de gestación.

Valores de la hormona del embarazo

A un óvulo fecundado le toma alrededor de una semana llegar al útero, por lo que durante este tiempo los valores de la hormona del embarazo son muy bajos para ser detectados inclusive por las pruebas más modernas y sensibles.

En el mejor de los casos es posible detectar la presencia de la hormona beta-hCG en la circulación sanguínea luego de una semana de la implantación del óvulo fecundado en el útero, por lo que se recomienda esperar tres semanas luego de la última menstruación para obtener valores mínimos pero con alta tasa de confiabilidad.

En resumen, podemos ver en la siguiente tabla como se van manifestando los valores de la hormona beta-hCG durante el primer trimestre del embarazo, que es cuando se duplica su concentración, y durante los dos restantes trimestre, en donde experimenta un cambio y posterior descenso.

Hormona embarazo Beta-hCG
Niveles de la hormona del embarazo Beta-hCG

 

A partir de los niveles detectados en sangre de esta hormona (medidos en mUI/ml), es posible estimar en qué semana de la gestación se está:

  • 9–130: entre 3-4 semanas
  • 75–2600: entre 4-5 semanas
  • 850–20800: entre 5-6 semanas
  • 4000–100200: entre 6-7 semanas
  • 11500–289000: entre 7–12 semanas
  • 18300–137000: entre 12-16 semanas
  • 1400–53000: entre 16–19 semanas (2º trimestre)
  • 940–60000: entre 19-41 semanas (3º trimestre)

Aunque existe una tabla guía de los valores de la beta-hCG, no se puede generalizar para todos los embarazos, son valores netamente orientativos. Se puede dar el caso de presentar niveles beta-hCG bajos y desarrollar un embarazo normal, lo importante aquí es que el incremento proporcional sea el correcto.

Valores anormales de los niveles hormonales de la Beta-hCG

Como ya hemos mencionado anteriormente, los niveles de la hormona beta-hCG se elevan proporcionalmente luego de la gestación para alcanzar sus valores más altos alrededor de la semana número 12 del embarazo, posterior a ello, descienden hasta normalizarse en el día del parto.

Existen varios factores que pueden causar que el nivel de la hormona se eleve más de lo normal, entre ellos podemos mencionar:

  • Embarazos múltiples: la existencia de múltiples fetos puede ser causante de niveles altos de la beta-hCG, esto mientras los mismos sean idénticos o fraternos, aunque no deben usarse como indicativo de embarazo múltiple los valores altos de beta-hCG, ya que en cada mujer y en cada embrazo es diferente.
  • Embarazo molar: este ocurre cuando se fecunda un óvulo y se inserta en el útero, pero el embrazo no es viable, debido a que en lugar de feto, se desarrolla el crecimiento de un tejido celular.

Esto puede ser debido a que durante la fecundación no se encuentra el material genético, el óvulo es fecundado por más de un espermatozoide o carencia de nutrientes necesarios durante el inicio de la gestación.

  • Carcinomas: se trata de un tipo de cáncer que se desarrolla en el útero, puede producir niveles altos de la hormona del embarazo y ser el resultado de un embarazo molar, un aborto, un embarazo ectópico o un tumor en la zona genital.

 Tumores: los tumores que surgen de la proliferación anormal de las células en el útero o en los ovarios suelen producir niveles altos de hCG, siendo en algunos casos superiores a los 100.000 mUI/ml, y algunos casos extremos pueden sobrepasar los 500.00 mUI/ml.

  • Menopausia: según el portal MedlinePlus, en mujeres mayores y muy cercanas a la menopausia, se pueden presentar pequeñas cantidades de la hormona hCG e incluso cercanas a los 25 mUI/ml, las cuales son secretadas por la hipófisis, una glándula presente en el cerebro.
  • Medicamentos: según la American Pregnancy Association, algunos medicamentos pueden causar niveles elevados de hCG de forma temporal, en gran medida porque se trata de medicamentos usados para tratamientos de fertilidad.

En el caso de que los valores hormonales de hCG sean muy bajos, suele deberse a:

  • Embarazo ectópico: Es el embarazo que ocurre fuera del útero, específicamente en las trompas de Falopio. Durante las primeras semanas puede que se detecte o no la presencia de un embarazo debido a los niveles muy bajos de la hormona, pero es la variación, el hecho de que la hormona proporcionalmente aumente o no lo que puede dar el indicio de un embarazo ectópico.
  • Abortos espontáneos: debido a que el saco embrionario es muy pequeño de apreciar en las primeras semanas del embarazo, un descenso repentino de la hormona beta-hCG suele ser indicativo de una pérdida del embrión o una amenaza de aborto espontáneo. Debido a ello se suele realizar el examen de beta-hCG de manera diaria o semanal hasta confirmar si el embarazo continúa o no.

Diferencias entre la hormona hCG y Beta-hCG

La hormona hCG es la hormona gonadotrofina coriónica humana, la cual ya como hemos explicado anteriormente, es producida por la capa externa del trofoblasto en el momento de la adhesión del ovulo fecundado al útero.

Dicha hormona está compuesta por dos grandes moléculas denominadas alfa-hCG y beta-hCG, pero debido a que la sección alfa es muy idéntica a otras hormonas (como la hormona foliculoestimulante (FSH) o la hormona luteinizante (LH)) se usa la sección beta, la cual es única, para hacerla reaccionar y obtener datos más exactos.

Esta hormona pasa del feto a la circulación sanguínea de la madre, para posteriormente ser filtrada por los riñones y ser eliminada a través de la orina. Por lo que existen dos maneras de evaluar la presencia de la beta-hCG: beta-hCG cualitativa y bhCG cuantitativa.

  • Beta-hCG cualitativa: no suministras valores, solo detecta la presencia de la hormona en sangre u orina, por lo que sólo se usa para determinar la existencia o no de un embarazo.
  • Beta-hCG cuantitativa: es más exacta, y determina en sangre los niveles de la hormona, generalmente en mili unidades internacionales por cada mililitro de sangre (mIU/ml). Un nivel de beta-hCG de menos que 5mIU/ml está considerado negativo para el embarazo, y cualquier más que 25mIU/ml está considerado positivo para el embarazo.

Por tanto, actualmente existen 3 tipos de pruebas que analizan la beta-hCG:

  • Análisis cualitativo en orina: son económicos de realizar en los laboratorios y son los que comúnmente componen a los test de embarazo que se compran en las farmacias.
  • Análisis cualitativo en sangre: Son menos comunes que el de orina, pero se usan cuando se sospecha de un embarazo y algún problema otro problema de salud que pueda alterar el resultado, ejemplo una infección urinaria.
  • Análisis cuantitativo en sangre: es un poco más costoso que el anterior pero es el más sensible, exacto y más usado para determinar el estado de un embarazo.

Consideraciones especiales

En la mayoría de los laboratorios usan como valor límite de referencia 25 mIU/ml para determinar un embarazo, pero en la actualidad existen exámenes de sangre que consiguen detectar niveles mínimos de beta-hCG de hasta 5 mIU/ml, usan métodos más sensibles que permiten obtener valores más exactos y confiables.

La cantidad de hCG en la orina siempre será menor que en la sangre, así que el riesgo de resultados “falso negativo” es mayor. Inclusive si el resultado no es positivo se debe confirmar el resultado por medio de un examen de sangre cuantitativo de beta-hCG, el cual es la prueba de embarazo más confiable.

Por lo general un médico ginecólogo indicará la realización de la prueba cuantitativa dos semanas luego de su última menstruación, ya que antes de eso, sin importar cuando fue el acto sexual o la fecundación del óvulo, se evitan valores muy bajos para ser detectados en las pruebas.

Recuerda que en Toluca dispones del mejor centro hospitalario dedicado a la mujer, te esperan aquí los mejores ginecólogos y el mejor y más confiable laboratorio de la ciudad.

Escríbenos

Tu email no será publicado.