El parto humanizado, beneficios y cómo lograrlo.

El parto humanizado, beneficios y cómo lograrlo.

El parto humanizado o parto respetado es, por definición, aquel en donde se estimulan las condiciones necesarias para que el parto fluya de la manera más natural posible, valorando y dando el respectivo espacio a la madre, el padre y el bebé, atendiendo a sus necesidades y requerimientos, así como también respetando sus decisiones de dónde, cómo y con quien experimentar este momento especial de sus vidas.

Este tipo de partos busca empoderar a las mujeres en las técnicas de maternidad, reduciendo el número de embarazos por cesárea selectiva o innecesaria que repercuten en el desarrollo del bebé.

La teoría del parto humanizado proviene de una propuesta denominada “Nacimiento sin violencia”, en donde se buscan generar métodos más sensibles de atender los partos, reduciendo el estrés que experimenta el bebé al pasar de un mundo acuático, oscuro y silencioso, a uno aeróbico, luminoso y ruidoso.

Entre algunas de las técnicas humanizadas podemos mencionar: el bajar las luces y el nivel de ruido en la sala de parto, poner piel con piel al bebé con su madre inmediatamente al momento de nacer y esperar unos minutos antes de cortar el cordón umbilical, con el fin de permitir una suave transición entre la respiración umbilical y la respiración pulmonar.

Los 5 pilares de un parto humanizado

  • Reconocer a los verdaderos protagonistas como a la madre, el padre y el o los hijos.
  • Respetar las necesidades individuales de cada mujer y sus decisiones sobre como conllevar esta experiencia y las personas que la acompañaran.
  • Favorecer la libertad de movimiento y posición de cada mujer durante el trabajo de parto.
  • Respetar la intimidad del entorno y promover el vínculo entre la pareja y el equipo de asistencia.
  • Cuidar siempre el vínculo inmediato entre la madre y el recién nacido, evitando someter al niño a cualquier maniobra innecesaria.
Parto humanizado - Ginecólogos en Toluca
Parto humanizado – Ginecólogos en Toluca

Beneficios del parto humanizado

El principal beneficio que se busca obtener a través de un parto humanizado es el reducir el traumatismo del nacimiento en el bebé, el cual viene de un mundo oscuro y calmado a uno en contante ruido y lleno de luces, sin mencionar, que debe dejar de respirar por un cordón umbilical y debe hacerlo ahora a través de sus pequeños pulmones.

Reducir y por mucho este violento cambio en el bebé recién nacido es posible gracias al parto humanizado, el cual busca, a través de la madre, brindar la comodidad necesaria para establecer un fuerte vínculo entre el bebé y sus padres.

Desde hace un par de años se vienen estudiando los beneficios del parto natural, curiosamente uno de ellos es el alto grado intelectual que desarrollan estos niños, lo cuales no tienen miedo a experimentar y conocer su entorno, son más activos, aprenden con mayor facilidad y se comunican fácilmente con su entorno.

Es todo lo contrario a lo que manifiestan niños nacidos a través de cesáreas selectivas o innecesarias, los cuales debido al trauma del nacimiento y su bajo vínculo materno, desarrollan problemas de aprendizaje, dislexia y baja interacción con su entorno.

De hecho, este movimiento del parto humanizado, busca reducir todo el mal hecho a la humanidad por más de 30 años de cesáreas innecesarias, todo sea por mejorar nuestra herencia genética y el futuro de la raza humana.

Parto humanizado según la OMS

En 1985 la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó una reunión bajo la premisa “El nacimiento no es una enfermedad”, que buscaba transformar los modelos de atención médica en el área de maternidad.

A esto se sumó un marco legal internacional y local que procura rescatar el papel activo que debe tomar la mujer embarazada y su familia en el cuidado del embarazo y del recién nacido. Debido a ello estableció 16 premisas que buscan garantizar el respeto a la mujer y a su bebé.

  1. Toda comunidad debe estar debidamente informada de las distintas opciones de parto existente para que cada mujer pueda elegir la de su preferencia.
  2. Debe fomentarse la capacitación de obstétricas (acompañantes obstétricas) o matronas profesionales.
  3. Toda institución médica debe dar a conocer su porcentaje de cesáreas y partos naturales.
  4. No existe justificación en ninguna región geográfica para que más de un 10 al 15% de los partos sean por cesárea.
  5. No existen pruebas de que se requiera cesárea después de una cesárea anterior tranversa del segmento inferior.
  6. No existen pruebas de que la vigilancia electrónica del feto durante el trabajo de parto normal tenga efectos positivos en el resultado del embarazo.
  7. No está indicado el afeitado de la región púbica ni los enemas preparto.
  8. Cada mujer debe decidir libremente la posición que quiere asumir durante el parto.
  9. No se justifica el uso rutinario de la episiotomía (incisión para ampliar la abertura vaginal).
  10. No deben inducirse (iniciarse por medios artificiales) los partos por conveniencia. La inducción del trabajo de parto debe limitarse a determinadas indicaciones médicas.
  11. Debe evitarse durante el parto, la administración por rutina de fármacos analgésicos o anestésicos que no se requieran.
  12. No se justifica científicamente la ruptura temprana artificial de las membranas por rutina.
  13. El neonato sano debe permanecer con la madre cuando así lo permite el estado de ambos. Ningún procedimiento de observación del recién nacido sano justifica la separación de la madre.
  14. Debe fomentarse el inicio inmediato del amamantamiento, inclusive antes de que la madre salga de la sala de parto.
  15. Deben identificarse las unidades de atención obstétrica que respetan los aspectos emocionales, psicológicos y sociales del nacimiento.
  16. Los gobiernos deben considerar la elaboración de normas que permitan el uso de nuevas tecnologías de parto sólo después de una evaluación adecuada.

Nuestras políticas internas en Reina Madre para un parto humanizado

Creemos en la humanización del parto y es por ello que nuestra misión es ofrecer una atención amigable, segura y completa a la mujer desde el inicio de su embarazo hasta el trabajo de parto. Evitamos en todo momento intervenciones innecesarias en la madre y el recién nacido, y somos capaces de dar un trato humanizado e inclusive en una cesárea necesaria.

Criterios globales de atención amigable a la madre:
  1. Alentar a todas las mujeres gestantes a tomar el curso de preparación prenatal.
  2. Informar a las mujeres embarazadas, sobre los beneficios de contar con un acompañante durante el trabajo de parto.
  3. Evitar ingresar a la paciente para trabajo de parto antes de los 5 cm de dilatación.
  4. Evitar el ingreso constante a la habitación de personal de salud, así como preguntas directas a la mujer en trabajo de parto para preservar la intimidad y ambiente necesario para el avance natural del trabajo de parto.
  5. Las Acompañantes Obstétricas acompañaran a la mujer en trabajo de parto desde el ingreso hasta el establecimiento de la lactancia temprana procurando el apego precoz independientemente de la vía de resolución del nacimiento.
  6. Permitir la libertad de movimiento, pendulación con pelota kinésica, inmersión en el agua y deambulación etc. dentro de la habitación y sala de labor así como jardín interior.
  7. Permitir la ingesta de líquidos y alimentos blandos durante el trabajo de parto.
  8. Evitar canalizar a la mujer de manera rutinaria.
  9. Evitar el uso rutinario de oxitocina sintética.
  10. Evitar la analgesia epidural de manera rutinaria, favoreciendo y recomendando métodos naturales de manejo del dolor.
  11. Realizar el mínimo de tactos vaginales posibles, en privacidad y previa explicación.
  12. Evitar dilatación cervical manual y ruptura manual o instrumentada de membranas.
  13. Evitar la episiotomía rutinaria. Favorecer el descenso y expulsión gradual y natural. recomendando medidas naturales que favorezcan la elasticidad del periné.
  14. Evitar realizar enema evacuante y tricotomía.
  15. Evaluar el foco fetal respetando la posición adoptada por la paciente.
  16. Permitir la posición de su elección para el nacimiento de su bebé, vertical, en la cama, en el piso o en el agua.
  17. Nunca realizar la maniobra de Kristeller (presión o empuje del bebé sobre la barriga).
  18. Evitar el pujo dirigido o forzado antes de que la paciente presente la necesidad fisiológica y favoreciéndolo con posiciones semisentadas, en cuclillas o con el uso del rebozo.
  19. Realizar apego inmediato e ininterrumpido hasta que se establezca la primera succión del bebé al pecho.
  20. Realizar corte tardío de cordón ya sea posterior a tres minutos de la salida del bebé o al último latido.
  21. Recibir la placenta mediante tracción ligera y gentil sin prisa.
  22. Realizar la inspección de la placenta para evaluar su completa salida y en caso necesario la revisión de cavidad será instrumentada.
  23. Investigar si la familia tiene intensión de conservar su placenta por temas culturales o alternativos. En dicho caso colocar la placenta en bolsa amarilla y limpia.
  24. Realizar el reparo de desgarros de manera gentil y previa explicación a la paciente.
  25. No inducir el parto antes de la semana 39.

Nuestros criterios cumplen con la NORMA Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-2016, Para la atención de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, y de la persona recién nacida.

Cesárea humanizada

Es incluso posible lograr una cesárea humanizada, es decir una cesárea medicamente necesaria, donde se pueda cuidar el vínculo entre la madre, el padre y el bebé.

Hablamos de una cesárea donde se pueda minimizar el trauma del nacimiento con técnicas como corte tardío del cordón umbilical, colocar el bebé rápidamente en el pecho de la madre, baja intensidad de la luz y control de la temperatura, estimulación inmediata de la lactancia e inclusive dar masajes relajantes al bebé para relajarlo.

Escríbenos

Tu email no será publicado.