Quistes ováricos: Síntomas, causas y tratamiento

Quistes ováricos: Síntomas, causas y tratamiento

Los quistes ováricos, quistes funcionales o quistes fisiológicos, son inflamaciones en el cuerpo del ovario (dentro o fuera), caracterizados por la formación de una membrana en forma de saco con retención de fluido.

Los mismos pueden ocurrir en cualquier momento de la vida de una mujer, aunque son más comunes durante el periodo reproductivo (pre-menopausia), pueden ser únicos o múltiples y raramente superan los 5 cm de tamaño.

Son de origen fisiológico y en su gran mayoría benignos, por lo que no deben confundirse con quistes causados por el cáncer u otras enfermedades. Suelen desaparecer durante un tiempo o luego de un embarazo.

Causas de los quistes ováricos

Durante el ciclo menstrual de la mujer un nuevo folículo ovular se desarrolla dando origen a un óvulo maduro (ovulación), cuando este folículo no logra desarrollarse o abrirse para permitir la liberación del óvulo el mismo permanece dentro del folículo y forma lo que se denomina un quiste folicular.

Es decir, los quistes ováricos se forman debido a una alteración de las hormonas femeninas responsables de la maduración y liberación del óvulo, haciendo que este se estanque, retenga líquido a su alrededor y forme un quiste. Los mismos hacen que el ovario crezca de tamaño, y que la mujer presente dolor intenso en el vientre durante o fuera de la menstruación.

Síntomas de los quistes ováricos

Un quiste de ovario de poco tamaño (menor a 2cm) no suele causar síntomas, y si se descubre, es por casualidad en un estudio como una ecografía.

Ahora cuando logran superar un tamaño de 4 o 5 cm tienden a presionar sobre órganos próximos al él, generando dolores bajo el vientre, problemas de evacuación intestinal, dolor durante el acto sexual, necesidad intensa de orinar e inclusive dolores de espalda.

Quistes ováricos - Ginecólogos en Toluca
Quiste ovárico – Ginecólogos en Toluca

Los síntomas pueden intensificarse si el quiste se rompe, sangra o crece aún más de tamaño, ya que puede interrumpir la circulación de sangre hacia el resto del ovario. En este caso el dolor pélvico será mucho más intenso y repentino, acompañado por náuseas y vómito, lo cual puede ser signo de un sangrado interno que amerita de una intervención quirúrgica de emergencia.

Tratamientos

Los quistes ováricos por lo general suelen desaparecer entre 8 a 12 semanas o luego de un embarazo, por lo que no requieren de un tratamiento. En el caso de que se presenten mayor cantidad de quistes (Síndrome de Ovario Poliquístico) se requerirá de un tratamiento hormonal, en algunos casos las pastillas anticonceptivas suelen ser frecuentemente recetadas para reducir y eliminar a los quistes pequeños.

Sólo se requerirá de cirugía en el caso de que sean quistes de gran tamaño que comprometan el funcionamiento de otros órganos, que no desaparezcan solos o que la mujer sea mayor de 45 años de edad.

Prevención

Los quistes son malformaciones congénitas; es decir, las mujeres no pueden prevenir padecer de quistes ováricos, pero pueden ayudar a su natural desaparición mediante un tratamiento hormonal con pastillas anticonceptivas, parches o implantes subcutáneos.

En Clínica Reina Madre recomendamos visitar al médico al menos una vez al año, sobre todo cuando existe mucho dolor en la zona pélvica e intensa durante la menstruación, la mejor prevención es el control con un ginecólogo profesional.

Escríbenos

Tu email no será publicado.