El tabaquismo y la menopausia precoz

El tabaquismo y la menopausia precoz

El cigarrillo produce envejecimiento precoz

No hay que ser científico o especialista médico para observar como las personas que son fumadoras parecen tener más signos de envejecimiento que las no fumadoras, pero si buscas una confirmación científica te dejamos las conclusiones de un estudio publicado en la revista Plastic and Reconstructive Surgery de EEUU, en el cual un estudio realizado con 79 gemelos donde sólo uno es fumador, permitió determinar un envejecimiento prematuro de aproximadamente 5 años.

El principal componente del cigarrillo es la nicotina, una sustancia toxica y adictiva que aumenta los niveles en sangre de vasopresina; esta sustancia es responsable de contraer los vasos sanguíneos (vasoconstricción) lo cual reduce el transporte de oxígeno a la piel y a otros órganos del cuerpo humano.

Otro estudio realizado por la Universidad de Edimburgo, muestra que los fumadores pierden parte del grosor de la corteza cerebral, especialmente en zonas relacionadas a funciones básicas de la mente humana como la memoria, la atención, el lenguaje y la conciencia.

Pero si eres fumador, aún estas a tiempo de dejar de fumar, ya que otro estudio reveló que las personas que personas que dejaron de fumar durante un buen tiempo pudieron recuperar gran parte del grosor de esta corteza cerebral, evitando así sufrir de enfermedades cerebrales y aumentando su calidad de vida.

Menopausia precoz una consecuencia del tabaquismo

La menopausia es el fin del ciclo reproductivo de la mujer caracterizado por que la misma ya no puede conseguir un embarazo, si bien es un proceso natural que llega luego de los 45 años de edad, este puede conseguirse a temprana edad por culpa del consumo habitual del cigarrillo.

Según un estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las mujeres que fuman pueden adelantar la menopausia por 2 a 3 años, tener un periodo de climaterio más fuerte, extendido y con un aumento de los riesgos a su salud como lo son la osteoporosis, cardiopatías y cáncer de mama y de cuello uterino.

Entre las múltiples hipótesis publicadas en este informe, una de ellas cita, en como el tabaquismo destruye los ovocitos o óvulos no maduros, debido a la hidroxilación del estradiol, es decir, la reducción de los niveles de estrógenos en el cuerpo y que por consiguiente se produce el aumento de los andrógenos, ambos responsables de la maduración de los ovocitos, lo cual explicaría el desorden hormonal que tendría como consecuencia la menopausia precoz.

El tabaquismo aumentan los riesgos de la menopausia

Entre los riesgos de la menopausia encontramos la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares, los cuales se intensifican debido al consumo regular de cigarrillo durante la etapa de climaterio.

Esto es debido a que la nicotina reduce drásticamente los niveles de vitamina A, que interviene en la formación y mantenimiento de las células epiteliales, el crecimiento óseo, el desarrollo, protección y regulación de la piel y de las mucosas. Por lo que una mujer en vías de la menopausia (entre los 45 – 55 años) o con menopausia precoz, debe eliminar el cigarrillo de su día a día si desea aumentar su calidad y esperanza de vida.

Otro aspecto importante a mencionar, es que el cigarrillo reduce la efectividad de tratamientos hormonales que buscan minimizar o corregir las alteraciones asociadas a la menopausia. Inclusive en mujeres jóvenes el tabaquismo reduce la efectividad de distintos métodos hormonales de anticoncepción como las pastillas anticonceptivas, parches, inyecciones, implantes subcutáneos y muchos más.

Nuestros Consejos

  1. Intente dejar de fumar lo antes posible.
  2. Realice actividad física y lleve una dieta balanceada.
  3. Recuerde realizarse chequeos médicos con mayor frecuencia.
  4. Ante cualquier duda es mejor consultar con un médico especialista.

Escríbenos

Tu email no será publicado.